Alejandro es un hombre ocupado. Suena a tópico. Alejandro Guerra, un abogado de prestigio… socio de Conley Consultores y Abogados… es un hombre ocupado. Obvio. Pero nos llamó mucho la atención cuando lo conocimos que no es un hombre que se ocupe sólo del trabajo (con lo cual ya tendría bastante).

Alejandro se ocupa de cada conversación que tiene, de cada detalle, de cada nueva persona que conoce. Es de esos tipos que realmente se ocupan de lo que les rodea. En una apasionante tarde se ocupó de nosotros y descubrimos en él una mezcla exquisita de saber estar y simpatía, cada conversación le apetece, disfruta con los demás, y es un hombre inquieto y de aficiones. Qué importante es tener aficiones. Cuantas más mejor, más podremos conversar.


Durante la jornada intentamos pasar de puntillas por su actividad laboral y centrarnos más en su estilo de vida, ya que este blog trata de eso; hablamos de gastronomía, de nuevos restaurantes, de deporte, de moda… Nos confesó que su estilismo está basado en la discreción ya que prefiere un ligero detalle que las estridencias. Totalmente de acuerdo, nosotros también.

Hablamos de familia, de sus sueños, y de alguna afición en común con quien suscribe estas líneas: Los habanos. Alejandro es ese tipo de persona a quien elegirías para pasar una tarde en el club de fumadores de La Casa América de Madrid (lugar al que agradecemos que tuviera la gentileza de cedernos sus instalaciones para el reportaje) y tener una larga charla. Un bon vivant contemporáneo, trabajador, excelente elector de ocio y con un encanto personal a la altura de un perfecto caballero. Sí, Alejandro Guerra es un hombre ocupado.


¿Cómo es una jornada habitual de Alejandro Guerra?

A las 7 en pie, a las 9.15 en la nueva sede de la firma y de ahí hasta las 21.00 horas dedicado a hacer juicios, tener reuniones con clientes y con el propio equipo, hacer escritos, asistir a alguna conferencia de interés, si puedo, formar a empresarios a través de nuestro portal e-learnig, redactar informes para la Comisión Nacional de Justicia de la que formo parte, y todo ello con un teléfono que no para y unos clientes que no esperan. Esto sería imposible sin un buen equipo detrás.

¿Qué importancia consideras que tiene la imagen en tu trabajo? ¿Qué importancia le das tú?

Tanto si hablamos de imagen corporativa como de imagen personal debo decirte que tiene una importancia absoluta, pero siempre debe estar sustentada sobre la base de un servicio impecable y transparente que tenga como resultado procurar lo mejor para nuestros clientes. Esto es lo que deseamos transmitir CONLEY CONSULTORES Y ABOGADOS. Saber generar “confianza”. Ese es el principal activo que debe tener un abogado. Eso también pasa por el vestir.


¿En qué te basas a la hora de elegir la forma de vestir?

A la hora de vestir soy muy sobrio, que es como creo que debe vestir un abogado pues no olvidemos que esta es una profesión sería y con mucha responsabilidad, pero lo convino con algún complemento que rompe la monotonía. No me gustan las estridencias, pero un pañuelo bonito, alguna pulsera, unos tirantes, un bolsillo de más en el abrigo o unas iniciales en el maletín dan un toque diferente.

Hemos entrevistado a varios abogados en esta sección y siempre sentimos la curiosidad de preguntaros ¿Cómo desconectáis?

Cuando eres abogado y además uno de los socios principales de la firma, tu despacho se instala dentro de tu cabeza y es difícil desconectar. Los señalamientos a la vuelta de la esquina, el plazo que vence, el cliente que necesita con urgencia algo para ayer, aquel proyecto a punto de cerrarse… En mi caso te diría que me sirven de válvula de escape mi familia, el deporte, un buen libro y ese vino con los amigos o los socios al salir del trabajo.


Háblanos de tus aficiones.

Tengo muchas pero escaso tiempo para llevarlas a la práctica. Me gusta recibir amigos en casa y cocinar para ellos, el tenis, o calzarme las zapatillas y salir a correr 4 veces en semana, leer, escribir, pero por encima de todo viajar y documentar cada paso en mi Moleskine. Llevo escribiendo en ellas casi todos los días desde hace diez años y siempre con la misma pluma, una Montblanc Edición Chopín que me regaló alguien cercano a la familia que falleció el pasado año y al que quería como a un padre. Fue entonces cuando pasé de escribir de tinta azul a la negra en señal de reconocimiento.

¿Cuándo descubres tu vocación?

Cuando comencé a leer con 13 o 14 años el primer párrafo de “La Tapadera” de John Grisham que puedo recitar de memoria: “El decano del bufete estudió el informe por enésima vez, y una vez más, por lo menos sobre el papel, no encontró nada que le desagradara acerca de Mitchell Y. MacDeree”. Cuando finalicé su lectura tuve claro que quería ser abogado, ir a Harvard (lo cual hice gracias a una beca de la Fundación Rafael del Pino) y ser socio de mi propia firma de abogados.


¿Cuáles son tus lugares favoritos de Madrid?
Culturales: El Museo Thyssen, el Museo Naval, las casetas de la Cuesta de Moyano, la librería Estudio en Escarlata, entre otros muchos. En lo gastronómico decirte que conozco muchísimos sitios y sería complejo elegir entre tanta oferta de calidad pero por señalarte algunos diría que para el aperitivo Quintín, para el almuerzo la azotea de Los Gallos y la cena en Artys, un restaurante nuevo en Calle Villalar. Los tres son un cheque al portador.

¿Cómo conociste Silbon?

Estando las pasadas Navidades en Málaga con uno de los asesores jurídicos de Silbon y una de las mejores personas que conozco me llevó a vuestra tienda junto a la Plaza de la Constitución. Salí de allí lleno de bolsas.


¿Cuáles son tus lugares favoritos de Madrid?
Culturales: El Museo Thyssen, el Museo Naval, las casetas de la Cuesta de Moyano, la librería Estudio en Escarlata, entre otros muchos. En lo gastronómico decirte que conozco muchísimos sitios y sería complejo elegir entre tanta oferta de calidad pero por señalarte algunos diría que para el aperitivo Quintín, para el almuerzo la azotea de Los Gallos y la cena en Artys, un restaurante nuevo en Calle Villalar. Los tres son un cheque al portador.

LA HORA DEL TEST

1. Básico en tu armario
Para el trabajo: Traje de raya diplomática.
Fin de semana: Vaqueros y camisetas.

2. Prenda favorita
Zapatos

3. Complemento
Relojes

4. ¿Sigues las tendencias de moda?
Sigo de reojo a algunos bloggers y me quedo con un 5% de lo que sugieren las firmas. El resto me parece extravagante.

5. Un icono de estilo
Tengo varios pero me gusta el estilo y la filosofía de vida de Matteo Marzotto, ex Director Creativo de Valentino y Vionnet.

6. Una ciudad para vivir
Madrid siempre. Sólo le falta el Mediterráneo para ser perfecta.

7. Una ciudad para visitar
Tantas… N.Y, Petra, Venecia, Paris… Proyecto: Perderme por la medina de Fez (Marruecos), una de las ciudades más antiguas del mundo y seguir las huellas de “León el Africano”. Lo tengo todo documentado y dispuesto.

8. Una comida
La crema de tomate con esferas de mozzarella que cocino para los míos. Insuperable. ¿Te apuestas algo?

9. Un trago
Whisky Macallan Fine Oak 18.

10. Una película
Difícil elegir. “La Gran Belleza” de Paolo Sorrentino es al cine lo que “La Piedad” de Miguel Ángel a la escultura.

11. Un libro
“Memorias de Adriano” de Margueritte Yourcenar. Jamás una mujer ha descrito mejor el alma del hombre.

12. ¿Qué estás leyendo actualmente?
Varios: “Todos los Cielos conducen a España” del Ministro de Exteriores. “La Guillotina” de Simone van der Vlugt y “Un otoño romano” de Javier Reverte.

13. ¿Qué música escuchas?
Mi banda sonora de estos días son “Drive” y “The Echo and the Shadow” de The Well Pennies, y “Smile” de Lilly Allen. Reflejan mi estado de ánimo actual.

14. Un sueño
Que dentro de 50 años mis hijos sigan convencidos de que fui el mejor padre del mundo.

15. Tu definición de elegancia
El charme sin imposturas. Ese “no sé qué” que sale sin esfuerzo y de forma natural.

16. Silbon es…
Un equipo de profesionales que saben combinar mejor que otras firmas una buena sastrería, calidad en la elección de tejidos y todo eso, a un precio muy competitivo.