En esta sección, venimos hablando de aquellos elementos básicos fundamentales para confeccionar un fondo de armario completo. La camisa de vestir es otra de esas prendas que se sitúan en las primeras posiciones de los must have.

Hoy, además, centraremos nuestra atención en los modelos que no pueden faltar en nuestro armario para resolver con éxito cualquier cita o evento formal.

Porque… ¿cuántas camisas de vestir necesita un hombre? Bueno, el número es muy relativo y depende del uso que demos a la prenda. Si la vestimos a diario, como parte de nuestro “uniforme” cotidiano, o si, por el contrario, solo recurrimos a ellas para ocasiones especiales.

En cualquier caso, la clave está en la variedad, más que en la cantidad de camisas que coleccionamos. Así, con independencia del número, nuestro consejo pasa por hacernos con los modelos idóneos para cada situación.

Para comenzar, nos fijamos en dos elementos diferenciales de la camisa de vestir:

Por una parte, el cuello de la camisa. Las opciones son muy diversas. Por ejemplo, en SILBON trabajamos el cuello cutaway o italiano, ya que, además de combinar actualidad y elegancia, resulta muy favorecedor. Para este tipo de cuello, como siempre, recomendamos optar por el nudo de corbata en su versión extra fina.

Otro elemento a tener en cuenta, al elegir nuestra camisa de vestir, es el puño. Que, como sabéis, puede ser simple o doble. Este último, se usa con gemelos y es más apropiado para citas formales.

Una vez identificados los puntos a tener en cuenta al elegir una camisa de vestir, veamos, los cuatro tipos de camisas que no pueden faltar en nuestro vestidor:

  • Camisa de vestir blanca: Sencilla, pero, elemental, indispensable. Te salvará de más de un aprieto de etiqueta. Aunque lo idóneo es tener una con puño simple y otra de puño doble, si te decides por tener sólo una camisa de vestir, apuesta por esta última, con puño doble, por ser la más formal. Se convertirá en nuestra mejor aliada, en toda clase de eventos formales donde nos requieran.

 

  • Camisa de vestir cuello blanco: Este tipo de camisa es la más formal del armario y si la etiqueta del acontecimiento exige chaqué, no podremos pasar sin ella.
  • Camisa de vestir azul: Esta es una perfecta alternativa a la camisa blanca básica. Existen cientos de azules distintos, elegid uno intermedio, ni muy claro ni muy oscuro, para dar en la diana. Esta opción es una de nuestras favoritas, resulta difícil elegir sólo una, decantándose por un tipo de puño u otro. En cuanto a estampados, en este apartado tendrían cabida las mil rayas, micro cuadros, estampados de pata de gallo o príncipe de gales siempre que su tono principal y predominante sea el azul.

 

  • Camisa de color vivo o combinación de colores: ¿Se puede dar un toque extrovertido a un look formal? ¡Claro! La naturaleza del evento te dará la clave. Si te decantas por ella, debes saber que puedes llevarla sin corbata y con un pantalón en tono tostado. Tonos rosas, rayas verdes,… ¡tú eliges!

Con un poco de todo esto, conseguiremos completar una colección de camisas perfecta.

¿Y vosotros, qué tipo de camisa de vestir preferís? No dudéis en dejar vuestros propios trucos o consultas, en comentarios. ¡Gracias por acompañarnos, una semana más!

¡Hasta la próxima!