Lo clásico no pasa de moda. Mejor dicho, hay prendas que por muchos años que pasen seguirán siendo núcleo del buen vestir. En esta ocasión, nuestra cámara, que andaba por Barcelona, se fijó en Joel Solá, que, en nuestra opinión, acertó completamente escogiendo las prendas para la jornada en la oficina ya que en Dress Code creemos que un buen estilismo “business” debe cumplir dos preceptos básicos: formalidad y discreción. Y Joel basó su elección en dichos preceptos.

Nada como un clásico abrigo cruzado y esta reinterpretación del Chesterfield de espiga verde que llevaba Joel es perfecta para combatir el frío con estilo. Nos parece una buena idea llevar un abrigo de distinto tono que el traje, en este caso, la mezcla de azul y verde es un acierto.

 

La corbata en tono burdeos, evitando estampados estridentes, ideal para una jornada de trabajo y reuniones culmina un acertado look. Camisa blanca, impecable. Y es que, en ciertas ocasiones, no arriesgar es la mejor apuesta.

Por último, es destacable el corte del traje de Joel. Observamos que el bajo del pantalón tiene la medida justa. Rozando levemente el zapato. Actual y clásico a pares iguales.