Más allá de la elección de las prendas a la hora de confeccionar un estilismo está la forma de presentar el mismo. Y como sabréis, y si no para eso estoy aquí, hay algunos detalles que hablan de nosotros mucho más de lo que pensamos. En este post me gustaría hablaros de uno de esos detalles importantes que pueden echar por tierra o consagrar un look perfecto: el bajo del pantalón.

Sería importante que diferenciáramos entre los tres tipos de pantalones que, habitualmente, utilizamos en el día a día:

Si bien es cierto que existen unas medidas protocolarias que siempre serán correctas para el bajo del pantalón, y que, ante la duda, son la mejor opción, no debemos olvidar que los tiempos cambian y las “normas” cada vez son menos estrictas.

La medida estándar se da cuando la parte delantera de la pernera roza la lengüeta del zapato y la trasera toca la parte posterior del mismo. Con esto, nunca fallaréis.

A mí, particularmente me gusta llevar un largo distinto para cada pantalón que utilizo, eso sí, entiendo que las medidas de los bajos que yo utilizo puedan parecer demasiado cortas a muchos de vosotros.

Digamos que es una licencia que en estos tiempos podemos permitirnos, pero siempre conociendo antes las medidas correctas. Ya sabéis lo que opino, para romper las reglas de estilo primero hay que conocerlas.

Me gusta dejar entre 2 y 3 cm entre el calzado y el bajo de la prenda. Muchos me preguntáis también sobre la medida de la boca de mis pantalones. Para los que no estéis familiarizados con este término se trata del ancho de la parte inferior de la pierna del pantalón. Bien, depende de cada modelo pero, por lo general estoy utilizando medidas algo más cerca de lo convencional (entre 17 y 18 cm). Me gusta que el pantalón no pierda su verdadero ser. No me veo con una boca de 20-21 cm (aunque, ojo, vuelve el pantalón cada vez menos entallado y corto) ni tampoco me gustan los cortes demasiado entallados con bocas de 15-16 cm.

Mis consejos para adaptar el largo clásico a la actualidad:

  • Acorta un par de centímetros los pantalones de vestir. Te ayudará a parecer más alto, y si no lo necesitas, te aportará un buen toque cool. Eso sí, ten precaución con esto. Hay eventos en los que es mejor recurrir al largo de pantalón clásico.
  • Darle una vuelta, o dos al bajo de los pantalones de sport. Podéis acortarlos, pero si los dejáis con la medida correcta siempre tendréis la opción de acortarlos con una simple vuelta o de usarlos con el largo clásico.

Esto es todo por hoy, una vez más gracias por estar ahí. Espero haberos ayudado y resuelto alguna duda.
Hasta la próxima.