Hoy voy a intentar facilitaros una decisión importante: La elección del chaqué. Sé que no es fácil porque al fin y al cabo cuando pensamos en llevar chaqué es porque no se trata de un evento cualquiera.

Nos guste o no, actualmente el protocolo en cuanto a este conjunto de prendas se ha relajado mucho, existen unos canones que son recomendables respetar pero, sobre todo en cuanto a colores, nuestro gusto, podrá imponerse a las estrictas normas de antaño.

Silbon - Chaqués 1

Básicamente con el formato del chaqué existen cuatro combinaciones principales:

Combinación clásica: Compuesta por una levita negra y pantalón rayado gris. El chaleco puede ser de cualquier color. Mi recomendación particular es optar por las tonalidades suaves o colores pastel.

Combinación monocromática: Una versión minimalista y elegante del chaqué nos permitirá jugar con el color de la corbata. Este tipo de combinación es perfecta para no llamar excesivamente la atención e ideal para la persona que se case. Para eventos de día, el gris siempre debe ser una de las primeras opciones, tanto para invitados como para el contrayente; para bodas de tarde, el azul noche funciona estupendamente.

Combinación bicolor: Últimamente el azul en todas sus vertientes ha ganado terreno a la combinación clásica y es habitual verlo como protagonista en muchos eventos. La opción de introducir un chaleco en tono distinto a la levita y pantalón nos permitirá lucir la prenda según nuestro estado de ánimo o tendencia actual.

Combinación con tendencias: Si bien existen estampados clásicos como el Príncipe de Gales o el de raya diplomática, no ha sido muy habitual hasta hace poco ver estos tejidos como protagonistas en las bodas. Hoy día, y en base a las tendencias que nos invaden y nos enriquecen apostar por un chaqué de este tipo puede ser una opción acertada. Siempre debemos intentar que las tres piezas del mismo sean iguales para rebajar la atención sobre nuestro look y llevarlo a un terreno más discreto.

Silbon - Chaqués 4
Silbon - Chaqués 3

Las normas de los que os hablaba anteriormente que debemos cumplir son las siguientes:

  • El calzado debe ser un modelo tipo Oxford negro con cordones. Absolutamente siempre. Esta es una de las directrices que nos marca el protocolo y que debemos mantener.
  • Nunca podremos utilizar cinturón con el pantalón del chaqué. Si hace falta sujeción extra utilizaremos tirantes
  • Es recomendable usar un pañuelo en la levita. Este no debe combinar en exceso con la corbata y mucho menos ser igual.
  • La camisa, preferiblemente blanca, sobre todo si tenemos dudas. Cualquier tonalidad de azul claro también será una buena elección.
  • Es habitual ver trajes en verano sin calcetines, en algunos casos, como eventos informales o combinaciones relajadas de americana y pantalón podremos prescindir de calcetines, llevando chaqué no. Bajo ningún concepto. Calcetín negro o azul marino, sin estridencias.
  • Atender las peticiones del novio, siempre en la medida de lo posible, es un buen gesto si somos invitados. No debemos llevar prendas que nos hagan destacar demasiado. La atención debe recaer sobre el novio.
Silbon - Chaqués 2

No olvidéis dejaros aconsejar por el personal de las tiendas. Es bueno que llevéis alguna idea de lo que os gusta, así pondréis fácil la tarea de la persona que os va a ayudar. También os recomiendo elegir primero el chaqué, luego la camisa, más tarde el chaleco (si es distinto a las otras dos piezas) y por último la corbata, el pañuelo y los gemelos.

Espero haberos ayudado un poco en esta importante decisión. Y ya sabéis, una dosis de gusto personal, respeto por el canon clásico y asesoramiento de expertos. Las opciones son amplias y variadas, disfrutad con la elección y haced de ella algo agradable.