Hoy hablaremos de una prenda que, con el paso del tiempo y, a mi parecer, injustamente ha sido relegada a un segundo plano en el armario del caballero: el pantalón de vestir.

Una pena que hoy en día, sólo veamos esta prenda en looks de trabajo o lo que es lo mismo, se ha convertido, por desgracia en un pantalón para ir a la oficina.

Desde aquí me gustaría reivindicar su uso para otras muchas ocasiones. Si bien es cierto que, lo normal es utilizar la prenda en cuestión para looks formales o semiformales, además  el título de este post “El pantalón de vestir” nos da pistas sobre la manera más correcta de combinar este elemento. Entendiendo “vestir” como “formal”.

Si buscáis tener cubiertas las necesidades de pantalones de vestir en vuestro armario no pueden faltar un par de ellos en distintos tonos de gris y uno azul marino. Los primeros combinarán prácticamente con todo tipo de americanas, siendo la combinación navy & gray una de las más utilizadas en looks formales para trabajo o para ese tipo de ocasiones que no se requiere el traje y a su vez es necesario ir vestido con cierta formalidad. El pantalón de vestir azul marino será el idóneo para usarlo con aquellas otras americanas distintas a las tonalidades azules: marrones, beige, verdes, grises… etc.

Os dejo tres ideas para poder lucir el pantalón de vestir en distintas situaciones:

  • Look de trabajo: Jugamos la baza del siempre exitoso “navy and gray” y vamos a lo seguro. Combinación clásica perfecta para una reunión de trabajo, firma de un contrato o evento más o menos serio de día.
  • Look dandy: Acompañamos de una chaqueta de un color distinto al azul y un chaleco. Se puede convertir en la mejor opción para dar ese salto de calidad. Hay que estar muy seguro de si mismo y defender el outfit con confianza. La apuesta por el dandismo siempre es bien recibida.
  • Look casual: ¿Por qué acompañar el pantalón de vestir de prendas formales siempre? Permitámonos una licencia y, siempre que la ocasión invite a ello, sustituyamos la camisa por una camiseta lisa y una americana de tonalidad suave. Es perfecto para un evento de moda, la inauguración de una galería, tienda o restaurante o para tomar algo un viernes por la noche.

Espero haberos descubierto nuevas combinaciones y que mis propuestas os hayan resultado interesantes. Gracias una semana más por estar ahí. Nos seguimos viendo. Pasad un buen fin de semana.