“En el arte hay que mirar al futuro, mezclar técnicas y siempre estar innovando.”

Con tan solo 8 años el cordobés Fernando García Herrera descubre que pintar es su pasión y que tiene unas dotes especiales para desarrollar este arte. Su profundización en el mundo del grabado se une a un magistral dominio de la técnica del óleo y García Herrera consigue innovar y crear un nuevo concepto denominado por él mismo “Realismo Contemporáneo”. Desde entonces sus obras sorprenden por su magnitud, y es que la utilización de grandes formatos unida a la capacidad de plasmar fielmente la realidad, sobre todo la del mundo animal, han conseguido revolucionar las redes sociales y con ello la divulgación de la obra de este artista por todo el mundo.

Fernando G. Herrera 5

Autodidacta, Fernando García Herrera comenzaba a pintar con apenas 8 años e inmediatamente destacaba tanto en la escuela como en su entorno familiar, sorprendiendo con su habilidad en el manejo del lápiz y el pincel. Con el paso de la infancia y la adolescencia este cordobés fue convirtiendo su pasión por la pintura en su forma de vida e inició su formación en la Escuela de Artes de San Fernando, en Madrid.

Continúa estos estudios en Córdoba, en la Escuela Mateo Inurria y en 1995 ingresa en el taller de  José A. Castro Cadenas, donde estudia las técnicas del grabado que marcarán una evolución importante de su carrera.

Nunca deja de estudiar ni de profundizar en métodos que lo lleven al dominio absoluto del dibujo y critica la nuevas corrientes conceptuales donde “existen artistas que apenas saben dibujar y cuyo arte es una tomadura de pelo”.

Fernando G. Herrera 10
Fernando G. Herrera 9

El nombre de este pintor cordobés comienza a sonar entre los foros artísticos por la utilización del bolígrafo, en la disciplina del dibujo, de forma conjunta con la técnica del óleo; algo que se sale de los esquemas de los más ortodoxos. Sin embargo, para Fernando G. Herrera en el arte, hoy en día, “hay que mirar al futuro, mezclar técnicas y nunca dejar de inventar”.

De esta forma, el artista idea una técnica propia en la que conjuga las nuevas tecnologías con la utilización de materiales clásicos y le da el nombre de “Realismo contemporáneo”.

Esta concepción artística pionera va adquiriendo solidez, consistencia y fuerza. El resultado son pinturas tan espectaculares que no pasan desapercibidas y la redes sociales se encargan de prodigar la magnitud realista de la obra de García Herrera.

Fernando G. Herrera 7
Fernando G. Herrera 2

Su pasión por el mundo animal lleva a Fernando a ser conocido como pintor animalista, ya que realiza fielmente y en grandes formatos pinturas que representan con exactitud la realidad de la fauna ibérica y también de la africana. Esta última la descubre y estudia cuando en 2004 viaja a Sudáfrica, donde permanece 6 meses en el “Landela lodge Reserve Limpopo”.

Fernando G. Herrera 1

Recientemente este artista apuesta también por “el retrato contextualizado en un universo donde los animales tengan cabida, mejor que el retrato monográfico y sobrio”. Destacar dentro de este género pictórico el ejemplar que García Herrera le entregaba al diestro Juan José Padilla antes de su último paseíllo en la Feria de San Isidro de Madrid, en la temporada de su retirada de los ruedos: Un retrato del maestro con traje de luces de 81x 81 centímetros, realizado a bolígrafo y óleo  sobre lienzo con la que le artista ha dejado patente la fuerza y  la personalidad del diestro, junto con la  admiración que el autor siente por el torero jerezano por ser un  ejemplo de superación y constancia profesional.

Su obra culmen sería realizar su propio “Arca de Noé con todos los animales de su universo, que junto con los que ya ha pintado formarían un legado para generaciones futuras”.

Fernando G. Herrera 4