“Padre e hijo son comunicadores natos, aunque afrontan la información desde perspectivas diferentes.”

El emblemático presentador David Cantero, desde plató, se mete en la casa de los españoles cada mediodía, contando las noticias en informativos Telecinco. Mientras, su hijo, Álvaro Berro, retransmite el devenir del día a día, tomándole el pulso a la calle, desde magazines televisivos de máxima audiencia. Los dos imprimen carácter a todo lo que hacen con el sello indiscutible que los diferencia. El sueño de ambos es conseguir hacer juntos un programa de televisión, y así dar rienda suelta a sus inquietudes y poner de manifiesto la especial complicidad que les une; siempre desde el respeto al periodismo que ambos comparten.

Cuando era un niño, Álvaro Berro jugaba, además de con un balón, con una cámara de grabación y un micrófono fabricados por su propio padre, el periodista David Cantero. Emular a reportero de la ONU y hacer entrevistas por la calle era la pasión del pequeño Álvaro, quien imitaba a su progenitor y se metía bajo su mesa mientras presentaba los informativos de Telecinco.

La vocación periodística nacía en David Cantero en una visita escolar a los estudios Prado del Rey, a una de las sedes madrileñas de la RTVE. Desde ese momento, el presentador, de origen avilés, tuvo claro que él quería estar ahí y que ese era el mundo al que quería pertenecer. Tras su formación académica, David Cantero hacía realidad su vocación como reportero, y una década y media después, da el salto para convertirse en una de las caras más reconocidas de las noticias en nuestro país.

Su hijo Álvaro, nace en Sevilla fruto de la relación sentimental con una sevillana, productora también de la comunicación, y de la cual el joven periodista toma su apellido profesional, Berro. Con estos progenitores, Álvaro Berro asegura que estudia periodismo y se dedica a esta profesión “porque no podía ser de otra forma”.

La perseverancia es una cualidad que ambos comparten, y es que Cantero ha transmitido a su hijo que no existe nada imposible y que con esfuerzo todo se puede conseguir.

Uno de sus momentos inolvidables para padre e hijo, tiene lugar cuando a Álvaro le toca entrevistar a su progenitor, con motivo de la promoción de la novela que el veterano periodista acabada de lanzar al mercado, “El destino era esto”. En los estudios de la cadena Non Stop People tuvo lugar el anecdótico encuentro en el que  padre e hijo, entrevistado y entrevistador, coinciden, por primera vez, ante las cámaras.

David Cantero afirma que fue la entrevista “más rara de su vida” y para Álvaro Berro  “la más difícil y en la que más nervios ha pasado”.

Casi al final de la conversación, al joven Berro se le escapa y se dirige al protagonista como “papá”, desvelando en ese momento el parentesco que unía a los dos periodistas.

Fuera de los platós, una energía especial fluye entre padre e hijo. Algo que les gustaría aprovechar para emprender proyectos juntos, como presentar un programa en el que se mostraran tal y como son, trasladar la magia y la complicidad que los une a la pequeña pantalla. Una idea que, según Cantero, ha llegado incluso a soñar y que no descarta hacer realidad.

Desde el punto de vista profesional, a David Cantero le reconfortaría dar la noticia de la curación absoluta de la enfermedad del cáncer. Por su parte, a Álvaro Berro le gustaría vivir y abrir un informativo con la noticia de la llegada del hombre a Marte. Su padre, entre risas, asegura que ese hito no lo llegará a vivir. Siempre con sentido del humor porque ambos son alegres y contagian buen rollo y optimismo.

Actualmente, sus mundos son diferentes, David Cantero comunica desde plató la rigurosa actualidad, a través de Informativos Tele5 y desde la calle, Álvaro Berro ha puesto cara al verano, en el programa matinal de la misma cadena. Dos perfiles diferentes, dos formas distintas de comunicar, pero ambas unidas por una vocación común y marcada por un mismo ADN.