En el post de hoy os hablaré de un solo color: el azul marino. Y de una sola prenda: la americana. Sin duda, la americana azul marino se encuentra en los puestos de honor del ranking de imprescindibles en el armario del caballero y como tal me gustaría hablaros de su importancia.

Ante la pregunta “¿cuantas chaquetas azules necesito en mi armario?” siempre contesto, medio en broma, lo mismo: “nunca son demasiadas”. Hablando en serio, os diría que, mínimo, si queremos un  buen fondo de armario, debemos tener tres tipos de americana azul marino:

  • Americana formal: Preferiblemente en un tono de azul oscuro para poder combinarla con cualquier pantalón de vestir
  • Americana semi-formal: Nos puede valer una con un patrón clásico y el detalle de unos botones metálicos de inspiración colegial.
  • Americana sport: Lo ideal es elegir una prenda desestructurada, sin forro, con bolsillos de plastrón y detalles más desenfadados.

A la hora de combinar la americana azul marino, como podéis apreciar en el vídeo del post las posibilidades son tantas como nos permita la imaginación. Yo he elegido cuatro:

  • Clásica: Con camisa de vestir, pantalón formal y corbata. Perfecto para ir a la oficina o a una reunión.
  • Cool: Una de mis favoritas. Con camiseta  (preferiblemente blanca, azul marino o gris) y pantalón de vestir. Un look que siempre que la situación me lo permite, utilizo. Ideal para eventos informales.
  • Urbano: Combinada con prendas cómodas y versátiles como la camisa denim, el pantalón chino o el cardigan. Un estilismo que encaja muy bien en cualquier jornada por la ciudad.
  • Relajado: Si el clima lo permite me gusta dejar la camisa en casa y usar la americana azul marino con un polo. Últimamente me decanto por la opción de usar el polo del mismo color que la americana.

Independientemente de los tejidos y terminaciones de cada prenda, debéis tener en cuenta los detalles de la misma. Si bien un bolsillo de plastrón aporta un aire desenfadado, los botones metálicos o el bolsillo cerillero aportan seriedad. Si aprendemos a jugar con esos elementos podemos dotar a nuestros looks del aire que pretendamos en cualquier ocasión.

Nada más por hoy amigos, un placer seguir ofreciendo algunos consejos a toda la comunidad Silbon. Espero que, como hasta ahora, sigáis leyendo estos posts. Estaré encantado de recibir propuestas sobre nuevos temas para escribir en los siguientes.
Muchas gracias por vuestro tiempo.