Si algo tengo claro cada vez que regreso de Pitti Uomo es que si la feria se celebrara en otra ciudad no sería lo mismo. Intento imaginar cómo sería si en lugar de Florencia se desarrollara en Viena, Madrid o Berlín y creo firmemente que la magia de Pitti Uomo desaparecería en gran parte.

Durante cuatro intensas jornadas la capital de la Toscana se convierte en el epicentro mundial del estilo, desbancando por unos días a Milán, París o Nueva York, y consigue crear una atmósfera muy especial que hace disfrutar a quien visita la ciudad y la feria de momentos únicos.

En este evento al que acuden cada enero y junio los mejores fotógrafos, cazatendencias, consultores, influencers, compradores, vendedores y curiosos en general se habla de estilo y de moda masculina, pero sobre todo se habla de ropa. Recordemos que cientos de marcas de todo el mundo se dan cita en los pabellones de Fortezza Da Basso para exponer sus productos y tendencias de cara a futuras colecciones.

Se puede disfrutar viendo a visitantes de todos los rincones del planeta con un gusto común y con facilidad para expresarse mediante el vestir. Sólo hay que quedarse parado cinco minutos y abrir bien los ojos para presenciar looks espectaculares.

En esta ocasión tuve la oportunidad de charlar con Scott Schuman, quien desde hace años contribuye a popularizar Pitti Uomo en todo el mundo con sus populares fotos de street style. No en vano, hace varias ediciones organizó reuniones con una serie de personajes de la industria a las que llamó Lunch for 25. Algunos de ellos son hoy día tan populares como estrellas del rock. Acudir a Pitti Uomo es una buena ocasión para ver in situ el estilo personal de Alessandro Squarzi, Luca Rubinacci o Lino Ieluzzi, entre otros muchos.

En cuanto a las tendencias en moda masculina tengo claros una serie de conceptos de cara al próximo invierno tras visitar la feria los pasados días. Con estas diez claves no fallaréis:

  • El abrigo de sastrería seguirá muy visible en todas las modalidades, tonos y cortes. Una prenda que resultará una buena inversión.
  • La pana.  Presente en prácticamente todas las prendas: trajes, chaquetas, cazadoras y pantalones. Uno de los tejidos que recuperaremos con fuerza.
  • Colores claros. Cada vez es más común ver tonalidades suaves (soft) en épocas de frío. Pasó a la historia usar el blanco sólo en verano.
  • Twist de color. Un truco que funciona para “golpear” el ojo ajeno. Este toque puede venir en forma de bolso, mochila, gorro o similar. Siempre resulta mejor cuando el resto del look es más plano cromáticamente hablando.
  • Los bolsos. Es el complemento más usado. Se hace necesario para las largas jornadas de trabajo y viene a sustituir al antiguo maletín. El bolso deja de ser un elemento exclusivamente femenino.
  • El cuello alto es el sustituto puntual de la bufanda. No están reñidos pero el jersey gana enteros sobre el complemento en la lucha contra el frío.
  • Tapar la cabeza para combatir el frío. Para eso están los sombreros, boinas y gorros. No sólo son un bonito complemento.
  • El marrón será el nuevo azul marino. No sé como os sentará pero debéis empezar a probarlo porque llega con fuerza.
  • El juego de capas. Siguiendo la escala lógica: camisetas, camisas, sobrecamisas, chaquetas, cazadoras, abrigos…etc. Se puede invertir el orden, pero para eso hay que ser un experto. Mejor no inventar.
  • La sonrisa. Ese gesto seguirá siendo infalible como elemento de estilo. Tendencia infinita.

Sólo hay que quedarse parado cinco minutos y abrir bien los ojos para presenciar looks espectaculares.

Siempre es bueno saludar viejos amigos, conocer gente interesante y seguir aprendiendo de los mejores. No se me ocurre ningún sitio mejor para hacerlo que en Florencia. Espero haberos acercado un poco de la esencia de Pitti Uomo 93. Gracias por estar ahí.