Una de las partes más divertidas de mi trabajo es la realización y producción de campañas. Hoy me gustaría hablaros de como afronto este tipo de funciones y como suelo organizarlo todo. Lo primero es analizar la colección e inspiración de la misma para encontrar localizaciones que nos permitan al equipo de imagen y a mi desarrollar todo lo que tenemos en mente. Más tarde y tras varios viajes para dar con la tecla elegimos la ropa que se representará en las campañas. Hay que prepararlo todo con mucha antelación y trabajar con previsión porque para poder lanzar una campaña de verano hay que hacer las fotos en invierno y al contrario, generándose muchas veces situaciones divertidas y otras no tanto. A veces, hay que grabar escenas o lanzar fotos del modelo con varias capas de abrigo a 40 grados y al contrario y lo que empieza siendo divertido se convierte en un suplicio, pero nada que con unas risas y profesionalidad no se pueda solventar.

Una vez se han elegido los looks que se van a incluir en la campaña se le realiza el fitting al modelo. Cuando todo está en orden se empieza a trabajar. En realidad es un proceso mucho más amplio, sólo tenéis que pensar que una colección o una prenda concreta desde que está en la mente de las personas que integran el departamento de producción hasta que se vende en las tiendas pasa por muchísimos procesos.

Primero se piensa, luego se diseña, más tarde se produce, se recibe, se expone, se publicita y se vende. Bien, en este post sólo os pretendo hablar de esa pequeña porción del trabajo global que es preparar la ropa y exponerla de la mejor forma posible, ya sea para ecommerce, para un lookbook o editorial.

Una de mis pasiones es el estilismo, por eso disfruto tanto con esta parte del trabajo. Diría que la ropa me gusta más que la Moda.

En las sesiones de fotos y videos se crean unos lazos muy estrechos entre el equipo y muchas veces también, por qué no, con el modelo. Suelen ser varios días de trabajo y el buen ambiente es fundamental. Al fin y al cabo estamos haciendo lo que nos gusta ¿no?

La industria actual nos obliga a estar generando contenidos constantemente y la forma de ofrecer al público ese contenido es muy importante, porque sin duda, es uno de los aspectos fundamentales que dan cuerpo a una marca.

Quizás lo peor que tiene este trabajo (que conste que no se trata de una queja) es el estrés de trabajar con la presión de cumplir con los tiempos, la incertidumbre de si lo que expones gustará a los seguidores de la marca y la preocupación de si todo encajará los días de producción. Paradójicamente, todo esto es lo que más engancha. Se convierte en una pequeña adicción que campaña tras campaña, trabajo tras trabajo, sesión tras sesión alimenta el gusanillo y la pasión que siento por el increíble mundo de la ropa masculina.

Espero que os haya gustado concocer un poco más sobre una de las partes de mi trabajo. Gracias por estar ahí.

¡Hasta la próxima!