¿Estás pensando en completar tu armario con un traje especial? ¿Te apetece apostar por algo distinto? El traje de cuadro ventana o windowpane, como es conocido en el argot de la sastrería, es una de las tendencias más destacadas en las últimas temporadas.

Estamos ante un traje que puede resultar más llamativo que otros, por lo que es fundamental atinar al elegir con qué combinarlo. De esta forma, debemos decantarnos por un estampado discreto o por unos complementos clave, evitando estridencias.

Para el traje de cuadro ventana, preferimos los colores clásicos, como el gris, en sus versiones más oscuras, o el azul, en la gama de los marinos. De forma que el cuadro ventana, en blanco o gris claro, destaque sobre el fondo, más intenso.

Siempre me gustaron las innovaciones discretas.

Os proponemos tres formas distintas de vestirlo, acorde a situaciones distintas, y salir exitoso del envite:

La primera de ellas, es la más usual, la apuesta más clásica, y, por lo tanto, infalible. Muy apta para una jornada en la oficina, se apoya en una buena camisa blanca, básica o de espiga, o azul, lisa o de espiga. En cuanto a los complementos, mi consejo es que os olvidéis de las corbatas más vistosas para este tipo de estilismos. Por eso, completamos éste con corbata oscura y discreta. En el catálogo de Silbon podemos encontrar modelos idóneos, como la de micropuntos negra o la azul marino con raquetas blancas .

Culminamos con unos zapatos de vestir, estilo Oxford, en color negro. Cuando pienso en este look, veo a alguien que no busca acaparar miradas por su traje, sino destacar por la clase con la que lo luce.

También aquellos que prefieren los estilismos sobrios se sentirán cómodos con esta fórmula, donde los cuadros del traje saben hacer “su trabajo”, sin acaparar el protagonismo.

La segunda opción es, igualmente, garantía de éxito. Se trata de la versión sin corbata del primer estilismo. Es, sin duda, una propuesta más relajada, que no deja atrás buenas dosis de distinción. Nos permite, además, elegir el calzado con más libertad. Por ejemplo, podemos escoger tonalidades cálidas y acabados como la piel o el serraje. Un ejemplos es el zapato burdeos de cordones de Silbon o su versión en serraje, en intenso color marrón. Un look pensado para ocasiones más informales, donde el “menos es más”.

Para terminar, nos atrevemos con una versión más cool, más moderna y, sobre todo, muy cómoda. Elegimos un traje windowpane en tono azul marino y basamos el resto del look en ese color. De este modo, acompañamos la americana y pantalón, con una camiseta básica, como la azul marino de Silbon, y zapatillas, del mismo tono. El resultado es una versión monocolor, con mucho estilo. ¡Idóneo para una fiesta!

Espero, amigos míos, haber inspirado vuestro armario. Contadnos, ¿Qué os parece el traje de cuadro ventana? ¿Cómo lo vais a combinar? ¡Esperamos vuestras ideas!

Nos seguimos viendo por aquí. ¡Hasta la próxima!